Pandemia
Spread the love

 

Por: C.P. América Rojas Cruz | @AméricaRojas

 

¿Alguna vez has sido violentado en redes Sociales? ¿Conoces a alguien que ha pasado por este supuesto? Te sorprendería saber cuántas personas mujeres y hombres de todas las edades y condiciones sociales han sido violentados, intimidados, chantajeados, denigrados, humillados con la utilización de las Redes Sociales, acciones que han dañado su integridad personal, familiar y social.

 

Anteriormente la violencia digital no estaba reconocida en la legislación penal, se escondía bajo   la libertad de expresión o comunicación,  y no existía castigo para aquellos a quienes violaban la intimidad sexual de las personas.  Dentro de la población afectada se encuentran jóvenes, mujeres y hombres que en un acto de libertad y confianza accedieron a tomarse fotografías o grabaron videos sobre su cuerpo y su sexualidad y que alguien lo utilizó sin ningún consentimiento para dañar o para lucrar, sin embargo, estos agresores no recibieron ningún castigo por dichas acciones, y los agraviados tuvieron que callar, imágenes que aún circulan en páginas de internet donde incluso, se ofertan y promueven servicios y se promocionan, muchas de esas, sin permisos y sin regulación de la autoridad.

 

La “Ley Olimpia” es una iniciativa de Olimpia Coral Melo que en 2014 sufre los efectos de acoso y discriminación a raíz de la publicación en internet de un video intimo por parte de su expareja, situación que vulnero a su persona y a su familia.  Por ello su interés de hacer modificaciones en el Código Penal para tipificar la violación a la intimidad y evitar el uso y abuso de videos, textos o imágenes contra quienes aparecen en ellos.

 

Podrías leer: IGUALDAD DE GÉNERO, UN ASUNTO ¿SOLAMENTE LEGAL? 🔥

 

Por ello la Ley Olimpia nos es en sí una Ley, es un conjunto de modificaciones al Código Penal que protegen a quienes son  grabados en video o audios, fotografiados o hayan extraídos textos de contenido sexual íntimo y que sin su consentimiento son usados, reproducidos, compartidos, comercializados y expuestos a través de tecnologías de la información como correos electrónicos, celulares, redes sociales, Internet, páginas web, aplicaciones, etc. y que con ello se atente contra la dignidad, la vida privada, la integridad de las personas causándoles un daño moral, emocional, social o económico.

 

En este sentido son actos considerados de Violencia Digital porque con ello se puede pretender humillar, acosar, burlar, amenazar, o lucrar, incluso con contenidos apócrifos o manipulados, a este tipo de violencia también se le conoce como Ciberviolencia.

 

Es importante visualizar que el grupo mayormente atacado es el de mujeres jóvenes de entre los 12 a los 30 años, y que comúnmente quienes obtienen los materiales sexuales son personas cercanas a ellas, para que sean otros quienes las exploten. Aunque hay variaciones en las cifras, se estima que en México las mujeres violentadas de estas formas llegan ya casi a los 9 millones, y que este fenómeno no es exclusivo de las mujeres, también afecta a los hombres, principalmente jóvenes, pero esta cifra no se conoce.

 

Es de destacarse que, aunque el contenido de los videos o gráficos pudieran haber sido consentidos por la víctima, el uso y explotación de ellos no tiene su autorización.

 

Este tipo de violencia se viene a sumar a los otros tipos existentes reconocidos en la ley como la violencia sexual, familiar, patrimonial, física, sicológica, económica y feminicida.

 

Ley Olimpia Nacional.

 

Se dio un gran paso cuando el 5 de noviembre de 2020, el Senado de la República aprobó un dictamen de manera unánime y ahora falta que regrese para su aprobación en la Cámara de Diputados.

 

De acuerdo con la información proporcionada por el Frente Nacional para la Sororidad, se hicieron dos cambios legislativos sobre violencia digital:

  • Se reconoció esta violencia en la Ley de Acceso de las mujeres a una vida libre sin violencia y,
  • Se tipificó el delito contra la intimidad sexual para castigar la difusión y producción de contenidos íntimos sexuales sin el consentimiento u autorización.

 

La reforma no termina con el problema. La aprobación es apenas el comienzo de un reconocimiento de este tipo de violencia. Hay que insistir en desarrollar mecanismos de aplicación SIN REVICTIMIZACIÓN pues en un sistema de justicia Patriarcal, hay que insistir MUCHO.

 

Este cambio Legislativo ha dado al menos 6 sentencias en México sobre agresores que han difundido contenidos íntimos de mujeres sin su consentimiento. Dos de ellos viven su proceso en prisión. Con hacer esta conducta punible no se arregla todo. Ahora hay que insistir mucho para la PREVENCIÓN de este delito, la capacitación de las instituciones para la atención de víctimas con perspectiva victimológica y la cultura de la denuncia.

 

Lo que no está prohibido está permitido y lo que no se nombra, no existe, por lo que reconocer esta violencia y hacer obligatorio su combate es el primer paso, no la panacea.

 

Ley Olimpia vigente en los estados.

 

Hasta la fecha son 26 Entidades de la República Mexicana donde se encuentra vigente esta Ley: Puebla, Yucatán, Oaxaca, Durango, Querétaro, Michoacán, Guanajuato, Nuevo León, Quintana Roo, Aguascalientes, Cd. De México, Baja California Sur, Baja California Norte, Estado de México, Guerrero, Coahuila, Chiapas, Zacatecas, Veracruz, Tlaxcala, Sinaloa, Colima, Jalisco, Tamaulipas, Chihuahua y Morelos.

 

En estos estados las modificaciones a sus Códigos Penales establecen variaciones en las penas de prisión que van desde un año hasta 8 años y multas que varían desde 100 a 2000 días e inclusos en algunos casos incluyen la reparación del daño.

 

Recomendaciones del Frente Nacional para la Sororidad cuando se ha decidido denunciar:

1.- Atiende tu estado emocional.  El miedo, la vergüenza, la culpa y la ansiedad, suelen ser nuestros peores enemigos para alcanzar justicia, y las mejores armas que les damos a los agresores.

2.- Identifica la agencia del Ministerio Público más cercana. Recomendamos las especializadas en delitos sexuales y/o trata de personas, porque el personal puede tener mejor preparación para atender este tipo de delitos.

3.- No vayas sol@ procura una compañía de confianza.

4.- Prepara una narración en orden cronológico. Con fechas (de preferencia exactas) de cada hecho. Desde cómo surgió el contenido íntimo, si existe o existió algún tipo de relación con el probable agresor, cómo fue obtenido el contenido y hasta cómo se ha dado la agresión (sea producción, difusión, amenaza o extorsión con contenido íntimo).

5.- Prepara todos tus elementos probatorios. Conserva todo en tu dispositivo, no borres nada. Toma capturas de pantalla y déjalas en tu dispositivo, links, conversaciones. TODO para probar los hechos. Necesitas dar autorización al Ministerio Público y a la Policía de Investigación Cibernética, para ingresar a tu dispositivo para el análisis.

6.- En caso de hacer entrega de material con contenido íntimo, verifica que quede debidamente resguardado y en sobre cerrado. NO ENTREGUES TU CONTENIDO ÍNTIMO a nadie, más que al personal especializado de la agencia, una vez iniciado tu proceso, si recibes algún maltrato levanta el teléfono rojo.

7.- El proceso es muy tardado toma tus previsiones. (Ve con tiempo, come bien, carga tu celular, ve con ropa cómoda, etc.)

8.- Relata los hechos detallada y minuciosamente con tus propias palabras.  Enfatiza el daño que te causó y te pueda causar la agresión, no omitas ninguna afectación por mínima que sea. Al hacerlo estás dando elementos para la investigación.

9.- Fíjate muy bien en el delito que ponen. Pide explicación en caso de tener dudas del porqué se está tipificando con un delito u otro.

10.- Ratifica tu denuncia y da seguimiento a tu denuncia.

 

Honor a quien honor merece.

 

Es importante rescatar y subrayar que esta Ley no ha sido un logro político de nadie en particular, ni tampoco un trabajo de unas semanas o meses, no, es un trabajo que inició una mujer sola, Olimpia Coral Melo, una mujer motivada por la falta de justicia al no poder obtener el castigo a su agresor, por lo que decidió abanderar este trabajo y contagiar a innumerables grupos de mujeres en toda la república mexicana haciéndolas ver que si es posible la defensa de una agresión de este tipo. Un trabajo nada fácil, ya que fueron objeto de críticas y denostaciones, que inició en 2014 y que gracias a su esfuerzo incansable y su liderazgo logró la suma de tantas voluntades que han hecho posible concretar con éxito esta importante etapa de la legislación de Igualdad y protección a la integridad de las personas en nuestro país.

 

El nombre de Ley Olimpia surge por el reconocimiento que realizaron los medios de comunicación y la sociedad a Olimpia Coral. Aunque no aparece en el Código Penal como tal su nombre, socialmente está reconocida de esta forma.

 

Estoy segura de que en cada entidad se vivieron procesos arduos de trabajo para lograr que esta iniciativa fuera aprobada en los 26 congresos estatales donde hoy se encuentra vigente, y gracias a ese trabajo hoy contamos con un instrumento legal que protege a todos.

 

En lo particular quiero mencionar el caso de Tlaxcala, reconocer el esfuerzo, trabajo y liderazgo de Olimpia Coral Melo y de Yeny Chárrez Carlos, mujeres sensibles y apasionadas quienes desde un inicio caminaron solas, pero siempre juntas y con un mismo ideal, generar conciencia social e iniciar un gran movimiento, y que con su liderazgo lograron sumarnos a muchas mujeres y hombres de organizaciones civiles.

 

Podrías leer: POR QUÉ SÍ UNA MUJER EN POLITICA.

 

Quienes hemos tenido la oportunidad de ser partícipes de estas jornadas de trabajo junto a ellas, sabemos que el trabajo no se termina con la aprobación de la Ley, sino es necesario la implementación a través de acciones concretas, para socializar el tema, para lograr la suma de voluntades en los diferentes niveles de la sociedad y gobierno, para garantizar que se cuente con los recursos necesarios, para abatir este tipo de violencia contra mujeres y hombres.

 

La Ley Olimpia más que un instrumento jurídico, es un punto de reflexión social sobre los derechos que todos tenemos a vivir y conducirnos en libertad, respeto y responsabilidad. Es lamentable que para hacer respetar cada uno de los derechos universales de los seres humanos se tengan que realizar largas jornadas para legislar nuestros comportamientos y la interacción en nuestras relaciones interpersonales. Algo no estamos haciendo en casa, con nuestros hijos y nuestras familias. ¿Acaso estaremos perdiendo la dignidad como seres humanos?

 

“Hasta que la Dignidad se haga costumbre” (Frente Nacional para la Sororidad)

 

———————————————————————————————————————————–

 

América Rojas Cruz ha colaborado con grupos de autoayuda para la atención de las adicciones y erradicación de la violencia infantil y de género; ha colaborado con Organizaciones pro defensa de los derechos de la mujer y los niños; es Coordinadora de AyudarTe, dedicada a la gestión de ayuda en favor de grupos vulnerables; es una convencida de que solo tenemos una oportunidad para hacer un mundo mejor para todos y esa es Hoy.

 

 

Anúnciate en Despertar Diario

 

 

 

Síguenos @DespertarDiari0

 

 

 

Despertar Diario
Click en el banner ☝ para SUSCRIBIRTE GRATIS