estudiante de educación media superior
Spread the love

 

Por: Carlos Garber Julián | @Garber_Julian

 

En esta ocasión me permito escribir sobre el estudiante de educación media superior, mismo que pareciera haber sido premiado por su ausencia. Para quienes hemos tenido la oportunidad de trabajar en nivel media superior, conocemos de lo complejo que resulta motivar al alumno de esa edad para continuar con sus estudios.

 

Es perfectamente conocido que esta etapa de la juventud suele ser muy difícil y confusa, aquellos jóvenes que comienzan a parecer adultos, pero actúan como infantes de preescolar o primaria. En esta etapa de cambios tanto físicos como emocionales, los padres de familia se ven rebasados en muchas ocasiones por sus pequeños; a quienes les urge tomar sus propias decisiones sobre su futuro.

 

Las cuestiones socioemocionales en esta etapa del estudiante son muy importantes de atender, sin embargo, me parece que pocos toman en cuenta esto para lograr un mejor desempeño en las aulas. Conocemos perfectamente lo difícil que resulta motivar al alumno para ingresar al aula y no solo se trata de que ocupe un lugar dentro del salón en turno, sino que se trata de que aproveche el tiempo que utiliza en dicha clase. Sin embargo, poco les interesa realmente o más bien dicho a muy pocos les interesa su aprendizaje.

 

A esa edad parece que lo más importante para ellos llega a ser las amigas o los amigos y por supuesto la novia o el novio; sin mencionar lo importante que llega a ser su realidad virtual. Todos son expertos en el uso de redes sociales, pero no se te ocurra pedir que editen un documento en Word o que realicen una tabla en Excel porque para eso no usan la tecnología.

 

El estudiante de educación media superior y sus asignaturas.

 

¿Y qué pasa con sus asignaturas? Realmente es importante para ellos las matemáticas, la literatura o la historia, no puedo negar que habrá a quien si le resulte importante, pero realmente son los menos. El docente dentro de su aula se esfuerza por tratar de aportar algo que haga interesarse al alumno menos motivado o a aquel que muestre el mayor rechazo por su educación.

 

En condiciones normales, donde se acudía a la escuela, se hacía un pase de lista y si se tenía la fortuna de que ingresaran al aula, aunque sea a sentarse en su lugar. Como docente sabías que tendrías la oportunidad de intentar rescatar de alguna forma a aquel alumno que no mostraba interés por la materia. Ahora que se está trabajando a distancia, la realidad es que esta labor se vuelve cada día más compleja.

 

En el aula el alumno ponía cualquier pretexto para no entrar a clase pero era algo que detectabas y podías intentar resolver. Ahora a través de un aula virtual o una plataforma de videollamadas, aunque notes la ausencia, poco puedes hacer al respecto ya que de cualquier forma tienes que recurrir a la tecnología; misma que ahora resulta el pretexto perfecto para ausentarse de las clases, “es que no pude entrar”, “me quede sin datos”, “mi conexión a internet es pésima”, “infinitum es una porquería” solo por mencionar algunos.

 

Y lamentablemente ellos están perfectamente enterados de la realidad en la educación, aquella realidad que obliga al docente a realizar hasta lo imposible para que el alumno apruebe la asignatura; porque no es sano para ninguna institución el perder matrícula y mucho menos es sano para la educación en México la deserción escolar.

 

Becas para el estudiante de educación media superior.

 

Por ello parece tan importante el apoyo que reciben a través de la beca Benito Juárez, la cual es de carácter universal para todos los alumnos de educación media superior. Apoyo que debería motivar a no desertar en esta etapa, a diferencia de aquellas becas llamadas prospera que solo beneficiaba a cierto número de alumnos por escuela y cuyo apoyo llegaba directamente a sus padres para que ellos decidieran la mejor forma de utilizarlo; ahora esta beca llega al 100% de los alumnos inscritos en una escuela de nivel media superior y el dinero lo cobran directamente ellos.

 

Dichas acciones pretenden que el alumno sea responsable, al grado de que debe comenzar a administrar su dinero para utilizarlo en beneficio de su educación o de sus necesidades básicas como comer, o transportarse; situación que muchas veces impedía al alumno tener un buen desempeño en sus estudios.

 

Lamentablemente el joven estudiante de educación media superior, no tienen la visión de lo importante que resulta cobrar una beca. Este dinero en muchos casos termina siendo utilizado para comprar un “mejor smartphone” y por qué no, invitar algo a la novia o al novio y la primer ronda a los amigos;  y cuando se les sugiere que usen el dinero de la beca para sus libros, o para sus datos o pago de internet, ahora que resulta tan necesario, obvio lo toman como un buen chiste.

 

A lo largo de esta pandemia he escuchado platicar a algunos docentes sobre sus alumnos que no han logrado convencer o motivar para que realicen sus actividades. Alumnos que se han pasado este semestre sin entregar evidencia de su trabajo, con el pretexto de no tener internet. Curiosamente cuando llega el tiempo de cobrar la beca, son los primeros en exigir la información para ir a cobrarla.

 

Podrías leer: El alumno muestra un déficit de aprendizaje en su educación. ❌

 

Lamentablemente por tratar de ser tolerantes con los jóvenes y sus familias, tomando en consideración la situación sanitaria por la que todos estamos atravesando, resulta complicado tanto para autoridades como para docentes, tratar de cambiar esta realidad en los jóvenes. Solo queda esperar que ellos mismos puedan en algún momento llegar a dimensionar el daño que se están haciendo.

 

Los apoyos económicos no deben ser satanizados, pero si debe existir junto con este una mayor información o capacitación de las muchas opciones que tendrían ellos para hacer crecer ese dinero y no solamente gastarlo antes de que llegue a sus manos.

 

Mientras tanto en las escuelas se seguirá simulando; como decía en mi última aportación, se genera ese círculo vicioso en el que la autoridad hace que dirige, el docente hace que enseña, el alumno hace que aprende y de esta forma todo sigue funcionando como hasta ahora. Tarde o temprano esto será catastrófico para la sociedad, pero esto solo es… “Mi Opinión”

 

 


 

 

Anúnciate en Despertar Diario

 

 

 

Síguenos @DespertarDiari0

 

 

 

Despertar Diario
Click en el banner ☝ para SUSCRIBIRTE GRATIS